Reggaeton.com

Noticias, Exitos y Videos de Reggaeton

Boris Arencibia, Promotor Musical de Tekashi y Ñengo Flow, Bajo la Lupa por Escándalo Farmacéutico

Boris Arencibia, Promotor Musical de Tekashi y Ñengo Flow, Bajo la Lupa por Escándalo Farmacéutico

En un giro sorprendente, Boris Arencibia, reconocido promotor musical cubano y presidente de Caribe Promotions con sede en el sur de la Florida, se encuentra bajo los reflectores tras ser arrestado en su domicilio de Miami-Dade. Arencibia, de 50 años, es acusado de participar en una compleja red de venta de medicamentos psiquiátricos, contra el cáncer y el VIH a farmacias en todo el país.

Las acusaciones incluyen conspiración para suministrar medicamentos adulterados y de marca falsa, conspiración para traficar con productos médicos con documentación falsa y conspiración para cometer lavado de dinero. Arencibia, quien ha representado a destacados músicos y boxeadores, incluido el boxeador profesional cubano Guillermo Rigondeaux, es propietario de Caribe Promotions y ha sido una figura controvertida en la comunidad cubana de Miami.

El arresto de Arencibia surge a raíz de una investigación que revela su presunta participación con Lázaro Hernández y otras personas entre 2013 y 2019. La trama, valuada en $230 millones, consistía en la adquisición de medicamentos recetados costosos obtenidos ilegalmente. El promotor utilizó dos corporaciones, Quality Supplement Distributors y LDD Distributors Inc., esta última registrada en Connecticut bajo el nombre de otra persona, para supuestamente lavar alrededor de $400,000.

El abogado defensor, Frank Quintero, afirmó que Arencibia estaba bajo investigación federal desde hace un año aproximadamente y que su cliente se había ofrecido a entregarse, pero nunca se le dio la oportunidad. “El Sr. Arencibia se presume inocente hasta que se demuestre su culpabilidad, y esperamos limpiar su nombre”, declaró Quintero.

El FBI, hasta el momento, no ha respondido a las solicitudes de comentarios sobre el arresto de Arencibia, mientras la comunidad sigue atenta al desarrollo de este escandaloso caso que mezcla la música, el deporte y un presunto entramado farmacéutico.